Ligar es como montar en bici

Título original:  Ligar es como montar en biciligar es como montar en bici by paginasdechocolate

Autora: Brandy Manhattan

Género: Romántica chick-lit

Editorial: Ediciones B

Año de publicación: 2014

ISBN: 978-84-9872-974-0

Número de páginas:  384 pág.

Precio: 8,00 € (papel) 2,84 € (digital)

sp

SINOPSIS

Lunes de agosto. Siete de la mañana: bronca monumental con mi chico; ocho y cuarto: me despiden; nueve y media: sorprendo al muy desgraciado con otra. ¿Qué haríais vosotras, eh? A lo mejor sois más valientes y hubierais cogido el toro por los cuernos… pero como allí los únicos cuernos me los habían puesto a mí lo que cogí fue mi maleta de Prada. ¿Que por qué me largué a Londres? Porque tengo la doble nacionalidad y un piso compartido.

Pero no esperaba encontrarme a dos compañeras convencidas de que el amor es para locas, débiles o cobardes… ni a un vecino médico que conseguía que mis braguitas se revolucionaran solo con verlo… ni hacerme amiga de Maria, un ejemplo de superación…, ni a su primo, que resultó ser mi actor favorito y que estaba más bueno que comer con los dedos.

Ni descubrir que dejar los problemas en España no significaba superarlos. O que la autoestima no se reinventaba. O que no tenía ni idea de cómo funcionaban los rollos de una noche.

¿Queréis que nos tomemos una copa y os lo cuento con más calma? Id llamando al camarero y pedid una botella de vino: invito yo. Ah, por cierto: me llamo Victoria Adams. No es broma.

sp

MI “RESEÑA”

Buenos días chocolates, hoy os traigo la reseña de Ligar es como montar en bici de Brandy Manhattan.

Un nuevo destino... Una nueva vida.

Un nuevo destino… Una nueva vida.

Ligar es como montar en bici es la primera de esta autora cuya biografía me tiene algo desubicada, ya que no sé si ese alter ego de Brandy Manhattan es un seudónimo como autora, o pudiera ser otro personaje al que quizá también le escriba su propia obra.

Ligar es como montar en bici es una novela divertida, ocurrente y repleta de situaciones que te sacarán más de una sonrisa, pero vayamos ya con el argumento…

Su protagonista es Victoria Adams, y como ella mismo dice sobre su nombre “No es broma”. Es una fisioterapeuta concienzuda, con un cuerpo escultural y a la que le encantan manifestar sus pensamientos a través de frases que imprime en sus camisetas. De padre inglés y madre española, vive en la actualidad con su novio en España, con el que no atraviesa sus mejores momentos. El hecho de que él esté desempleado y que ella sea la única que aportar dinero a la casa, bien a través de su trabajo o bien de las rentas de los alquileres que le dejaron en herencia sus padres fallecidos, supone la única causa de las continuas discusiones de la pareja. La situación comenzaba a ser insostenible a pesar de que ella no quiera verlo.

Un día como otro cualquiera, después de la típica pelea matutina, se marcha a trabajar donde le dan la noticia de que está despedida. Aquello fue un shock para ella, no se lo esperaba pero, intentaba recomponerse y sacar lo positivo de aquello. Hacía tiempo que le daba vueltas a la idea de marcharse a Londres con su novio y quizás esta fuera la oportunidad que estaban esperando, ya que nada los ataba allí. Sin embargo, el volver a casa antes de la hora esperada hizo que aquella no fuera la única sorpresa del día, ya que se encontró a su novio en su cama con la entrenadora del gimnasio. Aquello fue la gota que colmó el vaso de su relación y decidió irse a Londres a compartir piso con las inquilinas a las que les tenía alquilada la vivienda.

Un edificio con un inquilino muy particular...

Un edificio con un inquilino muy particular…

Su viaje a Londres tampoco fue lo que se dice, afortunado, además de que le pierden las maletas en el aeropuerto, cuando llega al portal del edificio, se encuentra que el personal de la mudanza la está esperando  para dejarle todas sus cajas en la misma puerta. Menos mal, que aún hay gente caballerosa por el mundo y el vecino del 5º se apiada de ella y hace entrar en razón al de la mudanza para que le suba sus pertenencias hasta su piso, aunque ella al verlo… hubiese preferido otro tipo de buena acción.

Ashley, que así se llama el vecino, es un rehabilitador muy apuesto que enseguida se queda embobado con la belleza de Victoria. Por un problema que tuvo, que no voy a desvelar, no quiere saber nada de las mujeres, sin embargo la vecinita le parece tan tentadora que más de una vez le lanza alguna señal que le da a entender a Victoria, todo lo contrario.

Su relación se basará en una relación de amistad con una gran tensión sexual, donde Ashley le dará una de cal y otra de arena, lo que hará que Victoria se desespere en más de una ocasión e intente olvidarle en los brazos de otro. ¿Lo conseguirá? Eso ya lo tendréis que averiguar vosotras mismas…

Unas vistas preciosas desde la azotea, unas copas de vino y conversaciones de madrugada...

Unas vistas preciosas desde la azotea, unas copas de vino y conversaciones de madrugada…

Un personaje secundario encantador es Maria, una paciente que padece el síndrome Gillen Barré, entre otras cosas,  y que pertenece a una familia acomodada. Debido a las dolencias de la muchacha, esta no ha salido de su casa desde su infancia y se ha perdido los momentos y las anécdotas típicas de una adolescente. Entre ellas surgirá una amistad que le hará vivir, a través de las vivencias de Victoria, otros mundos lejos de sus cuatro paredes. Es una relación que os pellizcará el corazón, ya me lo diréis…

Ya no os voy a desvelar nada más de Ligar es como montar en bici porque creo que merece la pena leerla. Así que, si queréis una novela divertida, con escenas románticas, y con algún tinte dramático que te produzca alguna congoja, esta es tu novela.

Espero que os haya gustado mi reseña y os anime a leer a esta autora que promete y mucho, con ese estilo sencillo y divertido estilo que hace que no desees llegar al final.

sp

MI CHOCOLATE

Y aunque tiene muchas escenas divertidas, he escogido esta como mi trocito de chocolate. Espero que os guste, sé que a lo mejor es un poquito largo, y en vez de un trocito de chocolate es la tableta entera pero merece la pena que la leáis. Ya me diréis..,

-Dos maletas angulosas de piel, blanco hueso, estilo vintage, con el asa negra, sin ruedas y un neceser a juego, todo ello de la marca Prada, no Miu Miu sino Prada.

Mi equipaje se había desintegrado misteriosamente. De todos los pasajeros únicamente yo estaba en Objetos perdidos, porque al parecer solo mis cosas faltaban en la bodega del avión. Mi racha de mala suerte parecía ser infinita. Y aun así me negaba a creer que fuera un mal augurio de lo que estaba por venir en mi nueva vida. De eso nada.

-Sigo buscando, señorita Adams.

Su voz sonó tan perezosa como la mía. ¿Se aburría? Una idea me asaltó el cerebro, una bien gamberra, y se puso cómoda dentro de mi cabeza. Total, ella se aburría y yo también. Y total, yo pensaba que aquella estirada tenía una escoba metida por el culo y ella debía pensar que yo era la típica española, a pesar de mis apellidos y mi doble nacionalidad, con exceso de verborrea y a rebosar de vulgaridad.

¿Por qué no darle la razón como ella me la estaba dando a mí? ¿Por qué no imitar a la mejor actriz de telenovela venezolana y hacer el ganso un rato? (…)

-Señorita Monroe -leí en su chapita el nombre-, necesito esa maleta. Necesito creer que soy bienvenida, que todo va a salir bien, que la pérdida de mi equipaje no significa que mi vida a seguir siendo miserable.- En serio, chicas, ojalá hubieseis estado allí, a la tal Monroe se le salían los ojos de las órbitas, pero no levantaba la vista por miedo a que me sintiera invitada a hablar. Me golpeé el pecho, rollo  “a Dios pongo por testigo”-. Vengo a vivir a Inglaterra exiliada, porque me despidieron y porque encontré a mi novio en la cama con otra y todos mis amigos se pusieron de su parte -eso era cierto y dolía, pero no venía al caso-. Él es el único hombre al que he amado, el único que me ha enamorado, el único con el que me he acostado -jodidamente cierto, también- y temo que mi vida ha perdido el sentido.

¿Sería capaz de llorar? Me callé y me concentré en ello. Nada. Me llevé la mano a los ojos haciendo un esfuerzo. Tampoco. (…)

-Estoy buscando, señorita Adams, estoy buscando- ya no sonaba aburrida, al menos. Tendríamos nuestra anécdota del día, ella y yo.

-Hágalo. Sí, encuéntrela.  Deme un resquicio de esperanza, haga que vuelva a creer y que Dios la bendiga por ello con muchos hijos guapos. -En serio, cuando me ponía era la leche en bote-. Esos hijos que yo ya no tendré porque me quedaré soltera para siempre, porque ningún hombre querrá a una mujer que ya ha sido usada por otro, porque a mis treinta y tres años soy vieja para volver a empezar en el amor. (…)

-De veras que estoy haciendo todo lo posible…

¿Sería exagerado arrodillarse? Abajo la depresión post-Luis!! Rodillas al suelo. 

-Levántese, por favor, la gente nos está mirando -me susurró, roja como un tomate, tirando hacia arriba de mí.

-Si las maletas no aparecen, si nunca vuelvo a saber de ellas, será una señal. Es eldestino me estará diciendo que voy a estar perdida para siempre -inspirada o loca, no lo sabía, pero quizá me había equivocado y mi vocación era le teatro-. Si aparecieran, en cambio… Si usted las encontrara para mí, entonces no todo estaría perdido. entonces quizá tendría un futuro. Tal vez podría volver a empezar, y quién sabe, quizás incluso podría buscarme un amante, ya que estoy mancillada para el matrimonio -(…)- Si mis maletas estuvieran en algún lugar…

-Roma!! – ¿Roma? ¿Cómo, Roma? ¿Qué pintaba Roma en mi discurso? ¿Y por qué me interrumpía ahora que estaba en mi mejor momento?-. Sus maletas, señorita Adams, están en Roma.

-En Roma, ya veo. Tal vez es una señal de Dios si están en Roma, donde se halla la ciudad del Vaticano y la sede del Papa. Quizá quiere que me entregue a  él y me… -¿haga monja?, eso ni de broma- vaya a las misiones. Tal vez debería pensar en consagrar mi vida a…

-O quizá significa que encontrará usted a un italiano guapísimo que le devolverá la ilusión.

Aquello me dejó sin habla. O la administrativa del aeropuerto creía en el destino, o se  moría porque me callara o, empezaba a sospechar con cierta culpabilidad, era una buena persona y que pretendía animarme. Y yo me había estado burlando de ella.

 sp

MI PUNTUACIÓN

4bombones

Si queréis conocer un poco más a esta autora, os dejamos el enlace de su página web (pincha en el nombre). Brandy Manhattan

Si te ha gustado nuestra reseña, te invitamos a seguirnos en nuestro blog o por medio de Facebook Twitter, animaros y formaremos una gran familia de lectoras!!!

Las fotos han sido escogidas de Pinterest y son propiedad de su autor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s